5 de Mayo, Batalla de Puebla

 

Los mexicanos mucho tiempo nos hemos caracterizado por nuestra amabilidad, la capacidad de socializar y el ser hospitalarios. Abrimos las puertas de nuestra casa a casi cualquier persona y tenemos una increíble facilidad para ser inclusivos.

“Mi casa es tu casa”

Hacer sentir a otros “Como en casa”, ya sea un amigo, el vecino… aunque sólo lo veamos 5 minutos al día. “Mi casa es tu casa” parece ser lema nacional. Lo vemos en tapetes o esas plaquitas de cerámica monísimas que se cuelgan a un lado de la puerta. Pareciera que decirlo cuando llega un invitado es parte de las normas de etiqueta, e incluso al hablar de nuestros hogares. Solemos utilizar el “Allá en tu casa” en lugar de “En mi casa”.

Esto pasa entre nosotros, pero también tratamos de esta manera a los extranjeros. Es bien sabido que desde tiempos prehispánicos venimos con esta fascinación por cualquier persona que no haya nacido en territorio nacional. ¿Bondad o Maleficio? Es algo que aún se sigue debatiendo.

No obstante, a lo largo de la historia hemos destacado en más de una ocasión por haber sido orgullosos patriotas Defiendo a capa y espada lo que es nuestro y la siguiente historia es un ejemplo de ello:

“Ferocidad y Patriotismo”

” En 1862, durante el Gobierno del Benemérito de las américas, el país atravesó una importante crisis financiera. Por lo cual, se tomó la decisión de suspender el pago de la deuda externa a los países de España, Francia e Inglaterra. Estos decidieron venir a tierra azteca a cobrarse dichas deudas. Los Ingleses y Españoles al ver imposible su causa se marcharon, sin embargo, los franceses, un poco más obstinados y con otros intereses decidieron levantar las armas para tomar los fuertes de Loreto y Guadalupe cuya función era defender la ciudad de Puebla.

Según narra la historia, México no contaba con un ejército tan numeroso como el de Francia. Por lo cual, las posibilidades de vencer eran mínimas, hasta que el pueblo decidió unirse a la lucha. Así fue como la Ferocidad y Patriotismo de quienes no tenían conocimientos militares, consiguió dar al país la victoria en esta batalla. Salvando así al país de sumirse en otra guerra, lo cual, era lo que menos se necesitaba dada la situación que se atravesaba en ese momento.

Esta batalla no concluyo ahí, con ella vinieron diversos sucesos como la llegada de Maximiliano de Habsburgo y la instauración del “Imperio Mexicano”. Sin embargo, esa es otra historia. 

El motivo de celebración hoy es la valentía de los compatriotas que pelearon por conservar su libertad y la soberanía de nuestro país; es la perseverancia que podemos demostrar unidos y la muestra de que no nos damos por vencidos sin antes pelear. Ni el 5 de mayo de 1862, ni ahora.

– Itzel Trejo Rubio

Fuentes

http://www.mexicanosunidos.org/5demayo.html

Día Internacional del Hombre
10 Tips Para Aprender Más Rápido
Día Mundial del Medio Ambiente

Deja un comentario